Buscar este blog

¿Cómo se forman las perlas?

Símbolo de virtud, sabiduría y poder, se consideran las reinas de las gemas, sólo superadas en importancia y precio por los diamantes. Hoy en día, las perlas naturales son extremadamente raras, pues se forman cuando un parásito —por lo general algún tipo de gusano— trepana la concha del ostión que entonces secreta nácar para envolver al agente y protegerse de la agresión. En el caso de las cultivadas, un técnico introduce un fragmento de madre perla para que el ostión empiece a secretar la sustancia. Las delgadísimas capas concéntricas de ésta se producen a un ritmo de dos o tres al día y tienen un grosor de una milésima de milímetro (un micrón), pero son tan delgadas que pueden transcurrir tres o más años antes de obtener una perla de entre cuatro y 12 mm de grosor. La gran diferencia entre una natural y una cultivada, es que el centro de la primera está formado de materia orgánica, y el de la segunda, de nácar. Regala una.

No hay comentarios:

Publicar un comentario