¿Por qué lloramos al picar cebollas?

Porque al hacerlo da inicio un complicado proceso químico. Cuando los trozos de cebolla se cortan sus células se rompen y liberan una enzima conocida como alinasa. Esta reacciona con los aminoácidos de la cebolla y, entre otras sustancias, produce una que se conoce como syn-propanotial-S-óxido, muy volátil, que se libera en el aire y llega hasta los ojos. Cuando alcanza el globo ocular toca las fibras nerviosas que hay en la córnea (la capa protectora que lo cubre) y éstas, a su vez, activan las glándulas lagrimales. Justo entonces comienza el característico lagrimeo. Para evitarlo hay miles de consejos caseros, como calentar las cebollas antes de picarlas o hacerlo bajo el chorro del agua. Con las técnicas de manipulación genética se ha buscado crear una cebolla que no haga llorar; sin embargo, los intentos han fracasado, ya que las cebollas producidas así pierden el sabroso gusto picante que las caracteriza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cómo leer las líneas de la mano