Equilibrando dos tenedores con un mondadientes


Todos tenemos un hijo o un sobrino al que queremos asombrar con algún truco. Este sencillo acto de equilibrio los mantendrá tranquilos y callados un rato.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cómo leer las líneas de la mano