¿Por qué se llama globo de Cantoya al aerostático?

Una tarde de verano, como parte de las excéntricas diversiones de Luis XVI y María Antonieta, reyes de Francia, se reunió en los jardines del Palacio de Versalles una selecta audiencia para observar cómo se elevaba un globo de tela y permanecía flotando en el cielo debido al humo cálido que llenaba su interior. El globo era un invento de los hermanos Etienne y Joseph Montgolfier.

En México, los globos aerostáticos también hicieron su aparición en el siglo XIX, con Samuel Wilson, y los hermanos Ceferino, Manuel y Tranquilino Ibar, quienes lograron elevar un globo con papeles de colores el 15 de septiembre de 1825, y Benito Acosta, realizador de un pequeño vuelo en globo sobre Morelia en 1844. Pero de todos esos hombres, quien permeó la historia fue Don Joaquín de la Cantoya (1829-1914), telegrafista que vio de cerca el trabajo de Wilson y después perfeccionó y popularizó los globos en México. 

Cantoya fundó en 1862 la Empresa Aerostática de México y contó con el apoyo del gobierno para realizar ensayos con aerostatos capaces de ser dirigidos. En 1863 logró elevar uno y además pasear en él. Voló el Moctezuma I, Moctezuma II y Ventano, descrito este último en los textos de la época con un tamaño de 20 metros. Cantoya hizo su último vuelo en 1914 con Alberto Braniff sobre la Ciudad de México.

Comentarios

Publicar un comentario