Sortilegio

Una pequeña bruja, de cuya hechizería soy cautivo desde un solsticio de verano, me dijo en una ocasión:


Decidida a encontrar el sentido de la vida,
resolví desvelar mi pócima escondida:

Con un poco de
sarna con gusto,
pájaro en mano,
tres en un burro y
ave que no vuela,
sólo conseguirás sentirte
como una mona vestida de seda.

Con una pizca de
perro flaco,
caballo regalado,
burro grande y
pan con pan,
conseguirás echar
pelillos a la mar.

Algo de
ojos que no ven,
oídos sordos,
pan para hoy y
mala hierba,
te darán la felicidad
de la mujer eterna.

Con
perro ladrador,
zorro dormilón,
mano dura y
piojo en costura
serás genio y figura
hasta la sepultura.

Con
hábito de monje,
grajo que vuela bajo,
cabra que tira al monte y
barbas de tu vecino
sólo conseguirás llorar
lágrimas de cocodrilo.

A todo aquel que mi conjuro no quiera seguir,
dos tazas de este caldo le habrán de servir.

Comentarios

Lo más visto en la semana.

Cómo leer las líneas de la mano

¿De dónde viene la frase "vamos a ponerle Jorge al niño"?