¿Quién inventó a zutano y a perengano?

Usamos fulano, mengano, zutano y perengano para designar a personas que no conocemos. De acuerdo con Marina Menéndez, profesora de Letras de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina, se sabe que fulano y mengano vienen del árabe –fulano significa “ese” o “tal” y mengano, “quien sea”–, pero el origen de zutano y perengano es incierto.

Menéndez señala que en algunos países de América Latina, perencejo reemplaza a perengano; en la zona amazónica de Perú, peshuco equivale a fulano, y la expresión quechua imasuti, se usa cuando no se recuerda el nombre de la persona de la que se habla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cómo leer las líneas de la mano