¿A qué se refiere la expresión "palo dado, ni Dios lo quita"?

Es un refrán que  apareció en nuestro país durante la época virreinal, e implica un profundo dilema teológico que quita el sueño a muchos especialistas en ese terreno: ¿Puede Dios hacer que lo que ya pasó no haya ocurrido jamás? ¿Son reversibles las acciones que se efectuaron en el lejano pasado?

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo leer las líneas de la mano