Ir al contenido principal

¿Es posible viajar en el tiempo con una máquina?

Esta misma pregunta dio origen a una de las novelas de ciencia ficción más importantes que se han escrito: La máquina del tiempo (1895), de Herbert George Wells, adaptada al cine en innumerables ocasiones. En ella se cuenta la historia de un científico que crea un aparato especial que le permite transportarse al futuro. Después de visitar ese tiempo y vivir algunas peripecias con sus habitantes (los Morlocks) regresa a su presente para narrarlas. Pero más allá de una afortunada idea literaria, parece imposible que eso ocurra en la realidad. Existen numerosas explicaciones sobre el tiempo y su supuesto funcionamiento. La que me parece más sensata lo describe como una experiencia subjetiva: es decir, no tiene una realidad material fuera de nuestra conciencia, no se trata de un espacio o un lugar a donde podamos ir o regresar; se trata, más bien, de una categoría intelectual que aplicamos a la realidad para organizarla mejor en la percepción. De manera que ningún artefacto puede acceder al futuro o al pasado. A lo más que podemos aspirar, es a viajar a nuestro propio pasado mediante los recuerdos, que a veces resultan tan vívidos como la propia experiencia real que los originó.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor. Mexicana con nombres y división política ¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo en el cuadro en la parte inferior. 

Mapamundi con división política con nombres

Mapamundi con división política con nombres

Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino. Cómo leer las líneas de la mano Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel. En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha compro