Ir al contenido principal

El microbio que se alimenta de combustible para cohetes

Archaeoglobus fulgidus es un microbio que se encuentra en las profundidades marinas, ahí donde los volcanes del fondo de los océanos convierten el agua en vapor al instante. Y en esos sitios tan inhóspitos, A. fulgidus consume no oxígeno (de hecho, es tóxico para él), sino perclorato, un componente del combustible para cohetes.

Un artículo publicado el 5 de abril del 2013 en la revista Science da fe del hallazgo. La importancia de este radica en que la vida en los sitios extremos no sigue los patrones habituales a los que estamos acostumbrados. Un ejemplo del tipo de organismos que podrían hallarse en otros planetas, como Marte.

No es el primer ser vivo hallado que desafía los paradigmas habituales, y esto es bueno, pues hará a los biólogos (y a los exo-biólogos en particular) pensar fuera de los límites de lo conocido cuando decidan si algún ser hallado en otro planeta está vivo o no.

Comentarios