Ir al contenido principal

¿Escribiendo a la defensiva?

Hay dos formas de escribir, dos formas de jugar y dos formas de vivir. Cuando juegas a la ofensiva exhibes tus talentos, tu creatividad, la originalidad de tu corazón.

Escribir y jugar a la defensiva es necesario, pero no requiere inspiración, sino disciplina, perseverancia, voluntad y constancia.

Siempre me ha gustado jugar a la ofensiva, pero admitámoslo: hay días en que uno no las tiene todas consigo, en que las musas se han ido de vacaciones y no es posible sacar del pozo de la inteligencia nada que suene limpio, recién creado. Brotan de nuestros dedos únicamente frases hechas e insustanciales, pero as ahí donde el valor aflora y donde podemos realizar un buen trabajo que si no ha de traernos orgullo y tantas satisfacciones, al menos nos hará sentir íntegros.

Por eso es importante escribir cada día: nunca se sabe cuándo se producirá esa frase irrepetible.

Comentarios