Buscar este blog

Puedo explicarlo todo, por Xavier Velasco

Al fin he terminado de leer Puedo explicarlo todo, de Xavier Velasco, y es que no es una novela corta sino que se extiende a lo largo de 678 agónicas páginas (sí, dije agónicas).

Desde que salió el libro tuve la impresión, la sospecha (o llamémosle intuición) de que iba a ser una continuación pobremente disfrazada de “Este que ves”, que ya he reseñado aquí y que no me gustó en absoluto porque representó la destrucción de casi todo lo que me agradaba de este escritor. Una abducción extraterrestre lo explicaría todo satisfactoriamente (como diría el título de la novela), pero hoy no me encuentro de humor para hacerla de Moulder, querida Scully. Me resistí mucho tiempo a comprar Puedo explicarlo todo porque el precio era brutal hasta que me animé porque lo encontré muy barato en una tienda online de ebooks en un bundle con La edad de la punzada, que aún no comienzo a leer porque primero tengo que desintoxicarme un poco y perdonar —aunque sea de refilón— a Velasco por haberse acabado una fracción de mi vista antes de comenzar a leer (así de valiente soy) la más reciente recreación de este autor tan talentoso que no está a la altura del que una vez fue y a quien ya no le creo ni jota.

Y, en efecto, damas y caballeros, el mencionado libro retoma al detestable niño de “Este que ves” pero ya crecido. Y, claro, con tales antecedentes tenía que convertirse en un sociópata embustero con prejuicios de puberto, un criminal pero con conciencia, tímido y arrojado, abierto y mojigato…, de esos malos buenos que no se deciden por un camino o por otro (de los que no existen, pues). Y lo más chistoso es que se alía con una chiquilla de nueve años que podría, si se dieran las condiciones propicias, ser la versión infantil de Violeta, pero acá se llama Dalila y domina completamente a Joaquín (el personaje principal) convirtiéndolo en un lacayo descerebrado, autoflagelante y pusilánime porque el masoquismo se le da de miedo y tiene tales afanes autodestructivos que deben tener un sustrato real porque nadie puede inventárselos de la nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siempre leo lo que me envían... de antemano te agradezco tu comentario. :D

Podcast de Pulso Digital

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *