Ir al contenido principal

¿Qué sucedería si Supermán te diera un golpe en el rostro?

Tu cabeza explotaría como una bomba atómica.

En realidad, como 2,800 bombas semejantes a la que se lanzó sobre Hiroshima, considerando que el puño del hombre de acero viajara a la velocidad de la luz y que el peso de su mano fuese de 300g (el peso promedio de una mano humana).

Además, el golpe provocaría una temperatura de 80 billones de grados Kelvin (5 millones de veces más caliente que el Sol). Todo quedaría completamente destruido en un diámetro de 1 kilómetro y más de 200 metros bajo la superficie.

La moraleja, al final, es: No hagas enojar a Supermán.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor. Mexicana con nombres y división política ¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo en el cuadro en la parte inferior. 

Mapamundi con división política con nombres

Mapamundi con división política con nombres

Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino. Cómo leer las líneas de la mano Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel. En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha compro